Extensión de visas

En la extensión de visas hay un límite anual de algunos visados ya que tienen un cupo anual, o sea un número máximo de extensiones que se pueden otorgar.

Las visas temporales de trabajo tienen, cada una de ellas, sus propias características. Pero entender conceptos como el de la extensión y límite anual ayudan a evitar meterse en problemas.

Límite anual

No en todas las visas de trabajo de carácter temporal aplica el término de límite anual (annual cap, en inglés). Pero es para un concepto que debe entenderse para aquellas en las que sí aplica, como por ejemplo la H-1B para profesionales y modelos, la H-2A para trabajar en agricultura o la H-2B para trabajos temporales no agrícolas.

El límite anual simplemente quiere decir que, de acuerdo a las leyes de inmigración de Estados Unidos, sólo se pueden conceder un determinado número de visas por categoría por cada año. Por ejemplo, para la H-1B está fijado en la actualidad en 65.000.

El año, en materia migratoria, es generalmente el año fiscal (FY, por sus siglas en inglés) el que determina ese cupo. Esto es, del 1 de octubre de un año al 30 de septiembre del año siguiente. En otras palabras, no coincide con el natural.

Lo importante es entender que si ya se han concedido todas las visas disponibles para un determinado año, no importa que se tenga una oferta de trabajo ni una empresa dispuesta a patrocinar el visado, habrá que esperar a que hay nuevas visas disponibles el año siguiente.

Este problema suele ser común con las visas H-1B. Además, que se permite solicitarlas hasta seis meses antes

de que empiece el nuevo año fiscal. Es decir, a partir del 1 de abril. Pero no se concederán hasta que llegue el uno de octubre. Esos son asuntos que se deben tener en cuenta a la hora de planificar y de entender por qué no se puede obtener visas en determinadas fechas y por qué conviene tener todo el papeleo listo dentro de determinados plazos.

Extensión de las visas de trabajo temporal

Cada una de las visas tiene regulado por cuánto tiempo puede concederse, si es posible extenderla y si hay tiempo máximo del que se puede disfrutar de un determinado visado. Aquí cada persona deberá enterarse de las características de su propia visa.

Pero por regla general las visas se pueden extender. Pero siempre y cuando el proceso de la visa lo haya iniciado una empresa –como sucede en la mayoría de los casos- la extensión también le corresponde pedirla al empleador mediante la planilla I-129.

Dos asuntos conviene tener en cuenta. En primer lugar, que la fecha máxima para salir del país, a menos que se pida una extensión, no es la fijada en la expiración de la visa, sino la marcada en el I-94, que es el papelito que se rellena y sellan cuando se entra a Estados Unidos. Ese es el día máximo para estar legalmente en el país.

En segundo lugar, la extensión debe solicitarse mientras la visa actual todavía está vigente. Pero sí es posible permanecer en EEUU mientras se tramita la extensión aunque en un momento determinado la visa expire y todavía se está pendiente de una respuesta del USCIS.

Si la extensión es aprobada, el extranjero puede seguir trabajando legalmente. Pero si es denegada, deberá abandonar inmediatamente Estados Unidos porque estaría en situación de indocumentado. Además, puede haber un problema. Se comenzará a contar como día inicial de residencia no autorizada aquel en el que expiró la visa, no el día en el que recibió la notificación de que su visado no va a ser extendido.

Si por la razón que sea el periodo de presencia ilegal supera los 180 días, el extranjero puede tener problemas para regresar a Estados Unidos, ya que la entrada le será prohibida por tres años. Si fue superior al año, tendrá prohibido regresar por diez.

Info: http://inmigracion.about.com/od/preguntasfrecuentes/a/Extensi-On-De-Visas-Y-L-Imite-Anual.htm

 

Anuncios